Recargas a celulares en Cuba, el dolor de cabeza de familiares en Miami

Compartir

“Mi hermanito tírame una recarga”. ” Asere, me hace falta una ayudita”. “Compadre, son nada más veinte pesitos”. Estas son algunas de las frases más comunes que se repiten mes a mes en las redes sociales de las personas que viven en Cuba. Se dirigen a amigos, familiares e incluso desconocidos en el extranjero, los únicos que pueden aprovechar las promociones del monopolio estatal de comunicaciones Etecsa.

Como si se tratara de una temporada de caza, el pistoletazo lo da la propia empresa de telecomunicaciones. “Etecsa informa que del 11 al 15 de junio estará vigente una recarga con bono. Si recargas 20 obtienes 60”, dice un SMS que la compañía envía a los móviles de sus usuarios en la Isla. A partir de entonces comienza la desesperada búsqueda de benefactores en el extranjero.

“Lo de las recargas no tiene nombre. Todos los meses me tengo que poner fuerte porque si no me secan”, dice Yuralay Batista, una cubana que vive en Miami hace tres años. “Imagínate que el otro día me mandó una solicitud de amistad una mujer que dice que estuvo en mi mismo círculo infantil, que si la podía ayudar con una recarga”, relata.

Telepunto de ETECSA. /Archivo internet

Otra cubana que recientemente explotó ante las peticiones de recargas fue Nairovis Brooks López, una santiaguera que realizó un Facebook Live protestando por las peticiones masivas que recibía. El video se hizo viral y actualmente supera las 360.000 reproducciones.

Los cubanos tuvieron acceso al uso del celular hace relativamente poco tiempo. Después de años siendo un privilegio de diplomáticos, turistas y altos dirigentes del Partido Comunista, en 2008 Raúl Castro permitió que el uso de estos teléfonos se masificara.

Te puede interesar:  Álvaro Torres suspende gira por provincias orientales de Cuba

En apenas una década el país ya cuenta con más de cinco millones de líneas celulares y ha anunciado que en un futuro cercano permitirá a los usuarios navegar en internet a través de smartphone, aunque no han revelado los precios.

Los costos de la telefonía celular son altísimos comparados con el salario promedio mensual de la Isla, que es de apenas 29,5 CUC, según cifras oficiales. Comprar una línea celular cuesta unos 40 CUC y un minuto de conversación 0,40 centavos de CUC, casi la mitad de una jornada de trabajo en empresas estatales.

“Etecsa está creciendo a costa del trabajo de la gente en el extranjero”, considera Batista.

Alain González, quien reside en Hialeah dijo a este diario que considera “un abuso” que los cubanos que viven en la Isla no puedan tener el derecho de recargar en moneda nacional su móvil y obtener las promociones de Etecsa.

González que trabaja en una factoría desde hace cinco años, viaja frecuentemente a la Isla y admite que recarga frecuentemente el celular de familiares y amigos porque eso les permite “mantenerse comunicados”.

“Mi madre vive en Centro Habana. Con la recarga me llama una vez a la semana. Me sale más barato que llamarla yo desde Estados Unidos”, dice. “Tener un teléfono fijo en Cuba es un lujo. Esa es mi manera de ayudar”, agrega.

Otro elemento de peso en las recargas a la Isla es que ha comenzado a utilizarse el saldo del celular como una moneda virtual. En un país donde la mayor parte de las transacciones tienen que hacerse con billetes o monedas, el uso de esta herramienta, por la cual Etecsa cobra 0,30 centavos de CUC ha crecido exponencialmente.

Te puede interesar:  Actualizan impuestos para trabajadores por cuenta propia en Cuba

Algunos economistas han estimado que el monopolio estatal ha tenido ganancias superiores a los 2.000 millones de dólares por la modalidad de servicio prepagado en el uso del celular. Más de la mitad de las líneas telefónicas del país se mantienen gracias a las recargas desde el extranjero, agregan las fuentes.

Etecsa no aporta datos sobre el número de recargas ni las ganancias que obtiene mediante ellas, pero Tania Velázquez, vicepresidenta de Estrategia de Negocios y Tecnologías de la compañía, dijo a los medios nacionales que la empresa prioriza los servicios con pagos desde el exterior para captar divisas.

La funcionaria cifra en apenas un 20% las recargas realizadas desde el extranjero a pesar de la avalancha de peticiones por la que protestan los cubanos que viven en el exterior.

Tomado de 14ymedio

Loading...

Comenta y comparte en Facebook

Compartir