A Puig, o le dan el guante de oro, o le dan el guante de oro

1825
Compartir

Yasiel Puig y los Dodgers rompieron anoche la racha de once derrotas al hilo y se clasificaron para la postemporada. Y como no podía ser de otra manera, el 66 de Cienfuegos (de 5-2, 2 2B, 2RBI, 2K, .260) jugó un rol esencial en la victoria, 5 a 3, sobre los Gigantes de San Francisco. Porque todo en él es exuberancia, porque viste un manto épico desde que debutó en las Mayores, porque ni siquiera importó que dejara a siete abandonados en los cojines.

En el cuarto capítulo, con los suyos ganando por una, la cuenta al máximo, dos outs, dos en las bases y los fantasmas que han desquiciado a los de Los Ángeles en las últimas semanas revoleteando sobre la ensenada de McCovey, Puig esperó un cambió de velocidad y, con rabia de machetero, lo mandó a volar hasta el muro del left-center, convirtiéndolo en un doble de dos carreras.

Yasiel Puig. (MLB)

Y luego, la guinda: en la parte baja del inning, con hombre en la intermedia, cogió un elevado en el fondo del jardín derecho, cargó el mosquete y disparó a la antesala. Fue tan solo una advertencia, una floritura para recordarle al respetable de dónde son los cantantes, pues el corredor no se atrevió a correr.

A Puig, o le dan el guante de oro, o le dan el guante de oro.

Fuera de allí, otros dos de la tanda del caimán resultaron decisivos. En Nueva York, donde los Rayos castigaron a los Mulos, 2 por 1, corría el octavo episodio cuando Adeiny Hechavarría (de 3-1, HR, RBI, R, 2K, .254) rompió el abrazo a uno y sentenció el marcador con una bola que mandó más allá del muro (6). Más chulo y más guapo que un rumbero con pañuelo y zapaticos blancos, el de Santiago tiró el bate como diciendo, aquí estoy yo.

Yuli Gurriel (de 3-2, RBI, .290), por su parte, empujó la única rayita que se marcó en el duelo que sus Astros le ganaron a los Angelinos.

¿Qué más?

J. D. Martínez (de 4-2, HR, RBI, R, K, .296) dio su palo 38 de la temporada, pero las Serpientes volvieron a ser pisoteadas por los Rockies de Nolan Arenado (de 3-0, BB, .309), 4 a 2.  Eric Hosmer (de 3-1, R, BB, .328) anotó una en la victoria de los Reales sobre las Medias Blancas de Yoan Moncada (.197) y “Pito” Abreu (.305), ambos de 5-1 con un ponche. Kendrys Morales (de 4-1, 2K, .247) y sus Azulejos volvieron a ganarle la batalla de pajaritos a los Orioles, 3 a 2. Albert Almora (de 1-1, .285) salió al final en la victoria de los Cachorros (minus Álex ÁvilaJon Jay and Leonys Martin) sobre los Mets de Nueva York, 8 a 3. Y Yonder Alonso (de 4-2, R, BB; .264) y el Guille Heredia (de 5-0, K, .257), con sus Marineros, le hicieron un nudo a los Rangers de Texas, 10 a 3.

Más allá, ayer no hubo nadie de Primera y A, de Calzada y L, de Tercera y G ni de ninguna otra esquina inundada del caimán en los duelos Rojos/Cardenales (4 a 13), Padres/Mellizos (0 a 16), Piratas/Cerveceros (2 a 5), Atléticos/Medias Rojas (1 a 11), ni Marlins/Filies (8 a 9 en 15).

Yandy Díaz (de 3-1, K, .268) y sus Indios, mientras tanto, blanquearon a los Tigres, 2 a 0, ganando su vigésimo juego al hilo, lo que empata el récord de la Liga Americana.

Para terminar, mención a la derrota de don Gio González (5IP, 5ER, HR, 7H, 8K, BB, 2.68), a quien le tocó lo más difícil. Esto es: lanzar el primer juego tras declararse los suyos campeones del Este Nacional. Sin tensión, lamiéndose las heridas de la campaña, preparándose para octubre, los Nacionales y don Gio fueron castigados 8 a 0 por los Bravos, con el Adonis (K, .244) de Atlanta abanicando la brisa como emergente.

Recogiendo el bate y las pelotas

En resumen: Las palmas de la jornada para el del manto épico, para el rumberito que dijo aquí estoy yo, y para Gurriel.

En total: Tres que aspiran a jugar en octubre, Yandy Díaz (.340), Albert Almora (.333) y Nolan Arenado (.326), son los cubiches que más batean en sus propios parques.

Por: NENO DÍAZ

Fuente: DDC

Loading...

⇓ COMENTA Y COMPARTE ⇓

¿Qué Opinas?

Compartir