La casa más cara de Miami pertenece a un cubano

Compartir

Una lujosa mansión de seis habitaciones y 10 cuartos de baño, enclavada en la bahía vizcaína de Miami (EE.UU.), con embarcadero y palmeras colocadas al detalle, es señalada como la vivienda a la venta más cara de la ciudad, informaron hoy medios locales.

El palacio de estilo neoclásico y mediterráneo de casi 16.200 pies cuadrados de área construida (más de 1.500 metros cuadrados) es propiedad del cubano Manuel Díaz, quien pide por la propiedad 55 millones de dólares y la vende porque, según recoge el diario El Nuevo Herald, le queda “grande” a sus hijos.

La casa se encuentra en el barrio Coral Gables. /Sotheby’s International Realty

De venderse este inmueble de pisos de mármol y columnas dóricas, ubicado en la ciudad de Coral Gables, aledaña a Miami, sería el más caro tras la venta de otro el año pasado a un precio de 43,7 millones de dólares y que pertenecía al acaudalado vendedor de autos Alan Potamkin.

La mansión con más de 9.600 metros cuadrados de área exterior, que cuenta además con una sala de cine, casas para huéspedes y, entre otros servicios, una sala de juegos y garaje para cuatro automóviles, fue adquirida por Díaz en el año 2003 al precio de 6,4 millones de dólares, según The Wall Street Journal.

Díaz es propietario de una empresa paisajista que vende palmeras tropicales y todo tipo de árboles oriundos de diferentes países, según se puede leer en la web de su firma Manuel Diaz Farm.

“En 1969, comencé una pequeña granja en 10 acres de tierra al sur de Florida City (Homestead) en la búsqueda de la excelencia como mi objetivo único. Mi objetivo permanece sin cambios. De hecho, con cada temporada de cultivo mi compromiso con la calidad se renueva.

Te puede interesar:  Rick Scott promete frenar recursos a militares cubanos si llega al Senado
La casa se encuentra en el barrio Coral Gables. /Sotheby’s International Realty

“Viendo mis árboles crecer a partir de la semilla, siento que estoy viendo mis propios hijos y los de ellos”, escribe en su sitio web.

“Mis árboles serán un legado duradero de trabajo duro, belleza natural y vida”, agrega.

Según El Nuevo Herald, Díaz, un exiliado santaclareño (centro de Cuba), invirtió previamente millones para labrar un paisaje natural sin igual en los jardines de su mansión, que albergan más de 600 especies de palmas, árboles, plantas y flores, todas perfectamente posicionadas para reverdecer el paisaje.

EFE

Loading...

Comenta y comparte en Facebook

Compartir