Gobierno cubano desmantela los negocios del hijo de Colomé Ibarra

Compartir

Un hijo de quien fuera jefe del temido Ministerio del Interior cubano se ha visto involucrado en un proceso penal que “parece carecer de lógica”, según el análisis del periodista de Martí Noticias, Juan Juan Almeida.

José Raúl Colomé, cuyo padre era el poderoso Abelardo (Furry) Colomé Ibarra, cayó junto a Osmani Cisneros, hijo del fallecido dirigente Ángel Cisneros, en una operación que cerró varios establecimientos propiedad de ambos.

“Aun cuando el tribunal no se ha pronunciado en contra, a los dos cuentapropistas se les aplicó una medida cautelar sin justificación alguna”, explicó un especialista en derecho laboral que trabaja para la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

José Raúl Colomé, dueño del restaurante Starbien. (AFP)

Uno de los sitios confiscados por las autoridades, el muy concurrido restaurante Starbien, ubicado en Calle 29 No.205 entre B y C, en el Vedado, fue entregado como hogar para niños sin amparo filial.

Otro de los restaurantes que administraban Colomé y Cisneros llamado El Chachachá, situado en Monserrate entre Tejadillo y Chacón, justo detrás del Museo de la Revolución (antiguo Palacio Presidencial), también fue clausurado.

Según Almeida, ambos implicados poseen “sobrada experiencia en gastronomía” y han sido “exitosos como negociantes privados”.

Abelardo Colomé Ibarra renunció a su puesto como ministro del Interior hace dos años (Foto: Periódico La Demajagua)

El analista cree que el caso forma parte de la guerra que ha emprendido el Gobierno cubano contra el sector privado en la isla. Sin embargo, “las versiones que recorren la calle les imputan a Colomé y Cisneros delitos como lavado de dinero, tráfico de drogas, de influencias y otras”.

El expediente de la causa, no obstante, carece de evidencias sobre actos de corrupción, ni alteración de las normas establecidas para el sector privado, según reportes a los que Martí Noticias hizo referencia.

“El proceso que las autoridades intentan seguir contra estos dos emprendedores no tiene lógica legal. Parece un ajuste de cuentas ordenado por alguien que quiere y puede hacer uso a su antojo de la ley, las instituciones y el ordenamiento jurídico-normativo nacional”, explicó el jurista citado por el medio miamense.

Fuente: CN

Loading...

⇓ COMENTA Y COMPARTE ⇓

¿Qué Opinas?

Compartir