El PSOE de Pedro Sánchez gana las elecciones en España pero necesitará pactar y el PP sufre una debacle histórica

Compartir

Solo dos años después de ser destituido como líder del PSOE y regresar como vencedor de sus segundas primarias, Pedro Sánchez ha ganado las elecciones con mayor claridad de la esperada y está rozando el resultado soñado: sumar una mayoría sin necesidad de contar con los independentistas catalanes y con la oposición muy debilitada por el hundimiento sin paliativos del PP.

Sánchez estaba rozando en el final del recuento la posibilidad de sumar con Unidas Podemos, PNV y algunos otros grupos pequeños una mayoría para gobernar, sin necesitar a ERC, pero le faltaba uno o dos escaños. En cualquier caso, bastaría con una abstención de esta formación independentista para que Sánchez fuera investido presidente en segunda votación. El recuento apunta además que tendrá mayoría absoluta en el Senado, como se esperaba.

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones generales.

Con el 99,53% escrutado, el PSOE obtenía 123 escaños (28,69%) y Unidas Podemos 42 con sus aliados catalanes de En Comú Podem. Mientras, el PP se quedaba en 66 escaños (16,69%), un desplome sin paliativos desde los 137 que obtuvo en 2016; Ciudadanos subía a 57 (15,85%) y Vox entraba en el Congreso con 24 (10,26%). ERC obtendría 15 escaños, una importante subida; Junts per Catalunya caía a siete y el PNV subía a seis. Bildu dobló su resultado anterior y logró cuatro escaños.

1556428886_088681_1556487080_noticia_normal

Con este resultado, demoledor para una derecha fraccionada por primera vez en tres, el PSOE es el único que tiene en su mano construir una mayoría para formar Gobierno. El éxito de Ciudadanos, que estuvo muy cerca de arrebatar el liderazgo de la derecha al PP, le permitiría sumar la mayoría absoluta con los socialistas, pero ellos mismos descartaron esa posibilidad, lo que les condena a quedarse en la oposición. “¡Con Rivera, no! ¡Con Rivera, no!” gritaban los militantes eufóricos a Sánchez en la calle Ferraz. “Creo que ha quedado bastante claro, ¿no?”, les contestó él, sonriente. “Los españoles quieren claramente que el PSOE gobierne y lidere el país”, clamó. “No es no”, le contestaron ellos, recordando su lema cuando se negó a apoyar la investidura de Mariano Rajoy y fue destituido. En la batalla de los dos bloques que ha marcado las elecciones, la izquierda ha ganado con claridad: el PSOE y Podemos han sumado 20 escaños más que PP, Ciudadanos y Vox.

Esta noche desastrosa del bloque de la derecha forzará a una recomposición interna y deja muy tocado a Pablo Casado, que ha tenido el peor resultado de la historia del PP en su primer intento, muy por debajo de la peor de sus previsiones. Nueve meses después de alcanzar el liderazgo del PP, el popular es el que peor parado sale de las elecciones y sufrirá mucho para resistir la marea interna ante este desplome. La estrategia de derechización del partido ha sido desastrosa, porque ha perdido votos por el centro a manos de Ciudadanos, pero también de forma masiva por la derecha a manos de Vox. Sin admitir preguntas, algo inédito en él, Casado dijo que era “un muy mal resultado”, pero responsabilizó a la “fragmentación del voto”.

La extrema derecha de Santiago Abascal, gran protagonista de la campaña, entra de forma contundente en el Congreso, con 24 parlamentarios, pero no será decisiva para formar Gobierno y se ha quedado muy lejos de las mejores previsiones que le auguraban algunas encuestas. Serán quintos y con poca capacidad de influencia. España pierde pues la excepcionalidad de ser el único gran país europeo sin presencia de un partido fuerte de extrema derecha en el Parlamento, aunque la mantiene lejos del poder, al contrario de lo que sucede en Italia.

img_jalbarran_20190428-215941_imagenes_lv_terceros_mapa_territori-U3040304438ZcE-U461917396278aVB-992x558@LaVanguardia-Web-PortadaResultados de las elecciones generales 2019 en los municipios

El PSOE ha logrado un resultado más bajo del que le auguraban las encuestas hace unas semanas, pero el hundimiento del PP ha hecho olvidar rápidamente esa amargura y la noche se ha transformado rápidamente en una fiesta para los socialistas y un funeral para los populares, con la calle Génova completamente vacía.

Si finalmente Sánchez no logra sumar los 176 que necesita por los bailes de última hora en los restos, la posibilidad de un bloqueo político quedaría en manos del líder de ERC, Oriol Junqueras, un escenario del que los socialistas querían huir a toda costa. Sin embargo, el descenso del grupo de Carles Puigdemont, Junts per Catalunya, que pasaría a siete diputados y podría no ser necesario para formar una mayoría, permitiría a Sánchez jugar solo con ERC. Republicanos y socialistas se disputaban anoche el primer puesto en Cataluña.

El PSOE logra una hegemonía clara en la izquierda que antes no tenía. Sánchez ha pasado de estar al borde del sorpasso en 2016, que finalmente no se produjo por muy poco, a doblar ampliamente en diputados a la formación de Pablo Iglesias. Hace un año, cuando Sánchez aún era el líder de la oposición, estaba hundido en las encuestas. Ahora está en La Moncloa y el PSOE vuelve a ser por primera vez desde 2008 el indiscutible primer partido de España con una enorme diferencia con el segundo, más de 50 diputados.

Unidas Podemos habría logrado disipar los peores augurios sobre su hundimiento y frenar la caída en unos 43 escaños —sumando con Compromís— lo que le fortalecerá en su aspiración de entrar en un Gobierno de coalición. Pese a su caída de 30 escaños, este resultado da oxígeno a su líder, Pablo Iglesias, que ha logrado una vez más mejorar las expectativas en una campaña centrada absolutamente en él después de tres meses desaparecido por su baja de paternidad, y con dos debates en los que logró destacar, e incluso ganarlo con claridad en el caso del segundo. Por primera vez en la historia de España, podría haber ministros de un partido a la izquierda del PSOE. En su primera intervención, Iglesias explicó que ya había hablado con Sánchez y le había anunciado que él cree que “este es un resultado suficiente para construir un Gobierno de coalición de izquierdas”, el primero en España desde la recuperación de la democracia.

Ciudadanos es otro de los grandes vencedores de la noche, aunque su éxito puede ser inútil. Pese a la irrupción de Vox, la formación de Albert Rivera habría logrado subir 25 escaños y quedarse a solo una decena del PP. Rivera también ha despejado los miedos que apuntaban que se desinflaría después de tomar la decisión más arriesgada de rechazar de forma tajante un acuerdo con el PSOE.

Ciudadanos será ahora un referente aún más claro del espacio del centroderecha. Pero no ha logrado sumar en el bloque de la derecha, su gran objetivo, y no tiene margen para formar Gobierno con el PSOE porque lo prometió de forma tajante. Rivera parece abocado así a luchar por el liderazgo de la oposición con un PP en descomposición que sufrirá sin duda grandes tensiones internas.

El PSOE dominará pues de nuevo la política española por primera vez desde 2011, algo que nadie habría soñado en este partido hace solo un año, cuando Mariano Rajoy gobernaba y el PSOE estaba hundido en las encuestas. La situación ha dado un vuelco total desde la moción de censura de junio de 2018, que ha hundido al PP y ha abierto una guerra sin cuartel en la derecha a la vez que lograba una sintonía entre las dos formaciones de la izquierda, PSOE y Podemos, desconocida en la historia reciente de España.

Vía: ElPaís

Loading...

Compartir