El déficit de lluvias afecta al 45 por ciento del archipiélago cubano

Compartir

El déficit en los acumulados de lluvias en el mes de julio afectó al 45 por ciento del territorio nacional, solo un mes después del inicio de la temporada ciclónica en la cuenca del Atlántico y el Golfo de México.

De ese indicador, el 13 por ciento recibió la categoría de severos a extremos; otros 13 por ciento moderados, y el 19 por ciento débiles, según la más reciente edición del Boletín Vigilancia del Clima, del Centro del mismo nombre, perteneciente al Instituto de Meteorología (INSMET).

Las áreas con mayor daño se localizaron en las provincias de Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque, Matanzas, Las Tunas, Santiago de Cuba y Guantánamo, según la publicación.

Embalse “Para” en la costa sur de Santiago de Cuba. /ACN

En total, 67 municipios presentaron más del 25 por ciento de sus áreas con escasez de precipitaciones, definidas de moderados a extremos, sobre todo Alquízar, Bauta, Caimito, Guanajay, San Antonio de los Baños (provincia de Artemisa), Bejucal y Nueva Paz (Mayabeque), así como también San Luis (Santiago de Cuba).

Apenas en el trimestre mayo–julio, el 13 por ciento de la geografía cubana padeció sequía de corto período, con énfasis en la región oriental del país y en particular Santiago de Cuba sobresalió por su mayor presencia.

Expertos del INAMET aseguraron que por la evolución desfavorable de los acumulados de las precipitaciones en algunas provincias de la región oriental del país en el último trimestre, debe prestarse atención a los pronósticos para el mes de agosto.

Explicaron que ese es el segundo mes del período intraestival y uno de los dos meses que menos precipitación aporta al período lluvioso en Cuba, debido a que se mantiene la notable influencia del anticiclón del Atlántico sobre la Isla, lo que condiciona que los aguaceros sean relativamente escasos. No obstante, aclararon, ocurren chubascos y tormentas eléctricas, principalmente durante la tarde y primeras horas de la noche, asociadas al paso de ondas y bajas tropicales y al calentamiento diurno.

Es también agosto un mes en que comienza a incrementarse la actividad ciclónica sobre Cuba, aunque la frecuencia de los huracanes que la afectan en ese período es sólo la mitad que la de septiembre. En el caso de la región del océano Atlántico, incluido el Mar Caribe y el Golfo de México, el período de los ciclones tropicales sucede entre junio y noviembre, por lo que es considerado el de la temporada ciclónica oficial.

ACN

Loading...

Compartir