EE.UU. y Cuba trabajan juntos en una cura para el cáncer de pulmón

Compartir

Los pacientes de un ensayo clínico en Buffalo, en el estado de Nueva York, visitan un instituto de investigación del cáncer para recibir dosis mensuales de una vacuna cubana contra el cáncer de pulmón, mientras que científicos en La Habana, a 1,375 millas de distancia, realizan sus propios ensayos para ver si pueden hacer que la vacuna sea aún más efectiva.

Estos son los dos extremos de una colaboración única entre investigadores del Roswell Park Cancer Institute y científicos del Centro de Inmunología Molecular de Cuba (CIM) que comenzó en el 2011 después de que un investigador cubano que visitaba Estados Unidos ofreció dar una charla sobre el trabajo del centro de La Habana.

La vacuna cubana podría convertir algún día el cáncer de pulmón en una enfermedad crónica. (Archivo)

Los científicos de Roswell visitaron el CIM para obtener más información y la asociación culminó con la aprobación de Estados Unidos en el 2016 para llevar a cabo la primera prueba clínica estadounidense de un producto desarrollado por la CIM: la vacuna contra el cáncer de pulmón CIMAvax. Recientemente, Roswell obtuvo la aprobación para comenzar un ensayo clínico de una segunda terapia contra el cáncer proveniente de Cuba.

Lo que intrigó a los investigadores de Roswell sobre CIMAvax es que, en lugar de atacar las células cancerosas, como muchas inmunoterapias, la vacuna genera una respuesta inmune contra el EGF, un factor de crecimiento que circula en la sangre que las células cancerosas necesitan para desarrollarse. Debido a que el factor de crecimiento epidérmico se neutraliza, el cáncer se ve privado de alimentos y deja de crecer.

Se espera que la prueba de CIMAVAX en Roswell Park tome tres años. (Archivo)

En enero pasado, el primer grupo de pacientes calificados, todos los que tenían cáncer de pulmón avanzado e inicialmente fueron tratados con quimioterapia, comenzaron a recibir la vacuna en combinación con Opdivo (una inmunoterapia de Bristol-Myers Squibb también conocida como nivolumab). Opdivo, un anticuerpo que desencadena la autoinmunidad contra el cáncer, ya es una terapia estándar en Estados Unidos.

Se han realizado muchas pruebas clínicas con CIMAvax en Cuba y en otros países, pero el objetivo del ensayo de Buffalo es ver si al usar las dos terapias usadas son más efectivas y si, al combinarlas, se podría acelerar la respuesta del sistema inmune. Es la primera vez que se prueba esta terapia combinada.

“Es un enfoque muy innovador”, dijo Pedro Camilo Rodríguez, investigador en inmunología oncológica, un nuevo campo, del CIM. “Para nosotros, este es un logro de la vacuna. No hubiésemos podido probar la combinación porque no podemos obtener nivolumab. Es una forma de desarrollar una investigación que no podíamos costear”.

Hace poco más de un mes, Roswell Park recibió aprobación para un ensayo clínico de Fase I/II de otro tratamiento cubano contra el cáncer, nimotuzumab (CIMAher), que se analizará en combinación con nivolumab (Opdivo) para ver qué tan bien funciona esta terapia en el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón de células que no son no pequeñas y que se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Ya se han efectuado varias rondas de ensayos clínicos de CIMAvax en la isla. El primero mostró que la esperanza de vida de los pacientes con cáncer de pulmón avanzado mejoró después de recibir la vacuna. El tratamiento también tiene pocos efectos secundarios.

Se espera que la prueba de Roswell Park tome tres años. Pero incluso si tiene éxito, no significa que CIMAvax estará disponible de inmediato en el mercado de Estados Unidos. Todavía deberá haber un ensayo aleatorio de Fase II y hay que seguir un proceso de aprobación por separado antes de comercializar un nuevo medicamento en Estados Unidos.

Artículo completo aquí en EL NUEVO HERALD

Loading...

Comenta y comparte en Facebook

Compartir