Díaz-Canel confirma la descentralización de la economía cubana para 2020

Compartir

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, confirmó que a partir de 2020 los planes económicos «no llegarán desde arriba» y que serán los trabajadores quienes diseñarán las metas de las empresas estatales, una «medida audaz» del Gobierno para intentar reflotar la maltrecha economía de la Isla.

Este importante anuncio se hizo durante la clausura del Congreso de economistas de Cuba. El cambio radical de la cultura de verticalidad que no cuestiona las órdenes de los altos dirigentes del país, resulta el principal desafío de esta transformación.

Según Díaz-Canel, el reto más importante ahora es el cambio de mentalidad en el país. «El plan ya no llegará desde arriba, se trata de una medida audaz y revolucionaria que exige objetividad, realismo y conciencia», recalcó el mandatario.

«La corrupción, las ilegalidades, el poco nivel de ahorro, el endeudamiento y los insuficientes ingresos por exportaciones están entre los principales problemas de la economía cubana en la actualidad», agregó.

1555185316-diaz-canel-reitera-prioridad-cuba-batalla-economica

Con esta relevante medida Cuba puso fin a más de cinco décadas de verticalidad total en sus planes económicos. Este método resultó positivo en la primera década de la Revolución, pero hoy se ha convertido en uno de los principales problemas que no permite el desarrollo a gran escala del país.

«Hago un llamado a los economistas y dirigentes a adoptar una actitud más proactiva, inteligente y concreta. Tenemos que impulsar soluciones seguras y específicas que refuercen las estructuras y los equipos de dirección y gestión económica», continuó.

Para finalizar su discurso ante los economistas cubanos, el mandatario afirmó que el levantamiento del embargo que mantiene Estados Unidos contra Cuba no depende del Gobierno cubano. Lo que sí depende de los dirigentes de la isla es el «trabajo con inteligencia, esfuerzo y creatividad colectiva».

«Junto a la defensa del país, la economía es la batalla fundamental de la Revolución, por tanto debemos emplear todos nuestros conocimientos para hacerla próspera y sostenible», concluyó.

 

Compartir