Detienen en España a dos cubanos, miembros de una banda falsificadora de tarjetas

Compartir

(EFE).- La Policía Nacional y la Guardia Civil han desmantelado un entramado dedicado a la falsificación de tarjetas para pagar peajes de autopistas en España, Francia, Alemania e Italia, en una operación en la que han sido detenidas 24 personas en varias provincias, entre ellas Zaragoza, que habrían defraudado 500 000 euros.

Según informan ambos cuerpos, las detenciones se han practicado en Barcelona, Girona, Tarragona, Zaragoza y Castellón, en tanto que se han realizado 21 registros domiciliarios donde se han desmantelado once talleres de falsificación de tarjetas.

Un complejo fraude cuyas víctimas eran las concesionarias de las autopistas y las empresas emisoras de tarjetas para el pago de los peajes en autopistas, ya que los falsificadores, que estaban vinculados al sector del transporte de mercancías, generaban este tipo tarjetas sin ningún titular pero que pasaban los controles del pago en el peaje.

Policía Nacional española. /sott.net

A la caza de este entramado y novedosa estafa llevaban las fuerzas de seguridad unos tres años, explican a Efe el inspector de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) Diego Alejandro, y el capitán de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil Alberto Redondo, que destacan que con estas tarjetas se habían realizado 30 000 transacciones con la implicación de cientos de vehículos de transporte.

“El entramado no contaba con líderes definidos ni con una jerarquía, pero sí había tareas repartidas y funcionaban como una empresa”, destaca el inspector de la Policía que detalla que mientras unos creaban con un software informático las tarjetas, otros las trasladaban al plástico y otros eran los comerciales.

Estos últimos, añade el capitán de la Guardia Civil se dedicaban a vender las tarjetas a transportistas, pequeños y medianos empresarios o particulares a un precio que iba fluctuando o, incluso, se vendía por lotes, porque la finalidad era aumentar su cartera de clientes.

No dudaban en ofertar su producto en gasolineras de estas vías de peaje -el fraude cometido se centra en tramos de pago que dirigen a Francia- y tal era la competencia entre los propios comerciales que los investigadores llegaron a detectar técnicas de “espionaje industrial”.

Algunas de estas prácticas consistían en utilizar a terceras personas para comprar a la competencia “tarjetas madre”, que son obtenidas mediante la técnica bautizada como “carding”, es decir, el delito que consiste en hacerse con la numeración de una tarjeta.

Con esas tarjetas madre algunos miembros de la organización eran capaces de multiplicarlas en tarjetas “hijas” o “nietas”, con lo que evitaban tener que comprar más numeraciones y, por tanto, obtener más beneficio.

Finalmente han sido arrestadas 24 personas, la mayoría de nacionalidad rumana, 20, otros dos españoles y otros dos cubanos, entre los que se encuentran proveedores, falsificadores, distribuidores y colaboradores. Catorce de ellos fueron puestos a disposición de la Audiencia Nacional.

En total, se han practicado 18 registros en domicilio y tres en sedes de empresas de transporte, donde se han desmantelado once talleres de falsificación y donde han sido intervenidas 15 000 tarjetas y soportes en blanco para la inserción de la información listados de numeraciones, gran cantidad de material informático, una impresora térmica, casi 20 000 euros en efectivo y cuatro vehículos de lujo.

La investigación coordinada por el juzgado de instrucción número cinco de al Audiencia Nacional ha contado con la colaboración del Centro Europeo de Ciberdelincuencia de Europol, la Gendarmería francesa y la Fuel Industry Card Fraud Intelligence Bureau que engloban, empresas que engloban a las emisoras de tarjetas del pago de los peajes en autopistas y reportaje de carburante.

Loading...

Compartir