Cubana 3 meses presa en Gran Caimán por miedo a gerente acosador

Compartir

Un tribunal de Gran Caimán condenó a tres meses de prisión a la cantinera cubana Yusmaidys Ortiz Pérez, de 34 años, quien por temor al gerente y a las amenazas de muerte del marido dede Cuba abandonó el buque de cruceros MSC Opera para el que trabajaba, según informó el medio Cayman Compass.

La sancionada, -que se declaró culpable durante el juicio el pasado viernes-, estuvo en tierra entre el 22 de marzo y el 3 de abril. Fue sancionada por “permanecer ilegalmente” en el país durante 12 días.

Su abogada de la defensa, Prathna Bodden, dijo al tribunal sumario que Ortiz Pérez estaba doblemente amenazada.

La cubana camarera de cruceros Yusmaidys Ortiz Perez pasará tres meses presa en Gran Caimán por quedarse ilegal en el país. (Crocieristi Italiani)

“Mientras estaba en el barco, fue explotada por un gerente y se le pidió que realizara ciertos deberes, y si no los hacía, le dijo que perdería su trabajo”, argumentó Bodden.

Además sostuvo que cuando el gerente la invitaba a su habitación u otros sitios del barco, esta se negaba alegando que había trabajado 11 horas, o porque no quería hacerlo.

Ortiz Pérez, dijo su abogada-, teme también a las amenazas de muerte formuladas por su pareja en Cuba, el cual habría recibido mensajes acerca de una supuesta relación de ella con un gerente del barco.

Bodden dijo que existe una “comunidad cubana” en el MSC Opera, sugiriendo que los mensajes se originaron desde ahí.

“Tan pronto como llegues al muelle, alguien estará esperando y esto es lo que te va a pasar”, fue el mensaje que recibió Ortiz Pérez, según la abogada.

Medios locales como Cayman News habían informado a fines de marzo que Ortiz Pérez estaba en paradero desconocido.

Te puede interesar:  Publican nuevas normas para el trabajo por cuenta propia en Cuba

Este hecho fue reportado por el propio crucero en Facebook y ante las autoridades de Inmigración de las Islas Caimán, que investigó, localizó y arrestó el 3 de abril a la cubana.

Ortiz Pérez, – que trabajaba desde diciembre pasado en el MSC Opera-, tiene un hijo de 2 años en la isla que está al cuidado de la abuela materna.

De acuerdo con el itinerario, el MSC Opera habría regresado a La Habana el 24 de marzo.

Una vez fuera del barco, Ortiz Pérez fue asistida por personas desconocidas que no fueron identificadas, quienes la ayudaron a instalarse y alimentarse.

“No se aprovecharon de ella de ninguna manera”, enfatizó Bodden.

Al momento de su detención, el 3 de abril, Ortiz Pérez aceptó que no debió quedarse en Caimán, dijo su abogado. “Todavía quiere trabajar y cuidar a su familia”.

La abogada pidió al tribunal que no recomiende la deportación para cuando cumpla su condena “porque sucedería de todos modos, si ella no ha encontrado una forma legal de quedarse” en Gran Caimán.

Bodden preguntó si Ortiz Pérez podría ser mantenida en el Centro de Detención de Inmigrantes, pero el magistrado dijo que el cumplimiento de su sentencia no era un asunto del tribunal. Un oficial de inmigración explicó que la prisión tendría que tomar la decisión final.

Cubanos suelen recalar en Islas Caimán en el intento de emigrar y llegar a Estados Unidos.

Pero el sistema legal de las Islas Caimán para los solicitantes de asilo político es estricto y a menudo los solicitantes permanecen detenidos durante dilatados procesos, para los que el gobierno no ofrece ayuda legal gratuita.

Te puede interesar:  "El señor de los cielos" amenaza al paquete semanal de Cuba

Los solicitantes están obligados a pagar un abogado defensor o retornar a la isla.

MN

Loading...

Comenta y comparte en Facebook

Compartir