Cuba derrotó a Bulgaria en el Mundial de Naciones Emergentes de balonmano y avanzó a la discusión del título

Compartir

En un partido de protagonistas evidentes y de mucho dramatismo durantes sus compases finales, la selección de balonmano de Cuba venció a la de Bulgaria y clasificó a la final del tercer Campeonato Mundial de Naciones Emergentes de Balonmano.

El partido, que tuvo tintes dramáticos al final, se extendió hasta el tiempo extra. Finalmente la selección cubana venció a Bulgaria con pizarra de 39-36 goles. Según varios entendidos en el tema, lo realizado por los deportistas cubanos puede considerarse como un resultado histórico.

El héroe de la victoria cubana fue el portero Magnol Suárez, con varias paradas espectaculares bajo el arco que defendió. La más impresionante de todas a escasos segundos de finalizar el partido, cuando un atacador de Bulgaria parecía que lo fusilaba solo frente a la portería.

El el Palacio de los Deportes de Tiflis, la nave cubana mostró toda su calidad a lo largo del choque contra sus adversarios europeos. Ganaron la primera mitad del partido con amplio marcador de 20-14, aunque luego bajaron el ritmo ofensivo en la segunda mitad y cedieron 12-18.

Durante los 10 minutos del tiempo extra, el equipo cubano retomó el control del partido y sacó la ventaja definitiva de 7-4. A la ofensiva los principales goleadores por Cuba fueron Reinier Taboada (11 goles), Dariel García (9) y Omar Toledano (8).

Este domingo los cubanos buscarán el título frente a Georgia, que este sábado superó a Gran Bretaña por 28-21.

Loading...

Compartir