Cuba amplía el trabajo privado y adopta modificaciones para su ejercicio

Compartir

Entre las novedades se incluye que las personas jurídicas, tanto estatales cubanas como las extranjeras, pueden contratar productos y servicios de los trabajadores autónomos.

El gobierno cubano anunció este miércoles una ampliación del empleo en el sector privado con la aprobación de cinco nuevas actividades, así como la posibilidad de que las personas jurídicas puedan contratar productos y servicios de los trabajadores autónomos.

Autoridades de los Ministerios del Trabajo y Seguridad Social, Economía y Planificación, y de Finanzas y Precios de la Isla dieron a conocer nueve modificaciones para el ejercicio del trabajo por cuenta propia, como se denomina en Cuba al empleo privado, según reportan medios de prensa cubanos.

1536520326-angustias-cuentapropistas-cubanos-menos-tres-meses-todo-vuelva-caos

A las 123 actividades autorizadas se suman ahora las de operador y/o arrendador de equipamiento para la producción artística, el de agente de selección de elenco (casting), el auxiliar de producción artística, el traductor e intérprete certificado y el productor- vendedor de alimentos, que de acuerdo con el sitio Cubadebate “incluye la elaboración y venta de embutidos, ahumados, conservas y similares”.

Las normas ahora dispuestas también establecen que las personas jurídicas, tanto estatales cubanas como las extranjeras, pueden contratar productos y servicios a las formas de gestión no estatales (particulares).

En este caso, los pagos de las producciones o servicios contratados se podrán realizar tanto en pesos cubanos (CUP, moneda nacional) como en pesos convertibles cubanos (CUC, equivalentes a dólares, que según la tasa oficial de cambio equivale a 25 CUP), las dos monedas que circulan en la Isla.

Otra normativa permitirá que los excedentes de las producciones y los “sobrecumplimientos” de los planes de encargo estatal se puedan vender a los productores privados, en ambas monedas, mediante cuenta bancaria.

La popular figura del gestor inmobiliario o facilitador de compraventa y permutas (intercambio) de viviendas estará a partir de ahora autorizada a contratar hasta dos trabajadores para apoyar su labor.

restaurante-habana-kW4G--620x349@abc

A la actividad de artesano se le incorporan las del talabartero, el productor-vendedor de calzado y el vendedor de flores artificiales, según detalló la viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó, citada por la Agencia Cubana de Noticias.

Anunció que se incluirá la solicitud de la licencia sanitaria en la actividad de servicio de decoración, organización de cumpleaños, bodas y otras actividades festivas, en el caso de elaborar alimentos asociados al servicio, mientras que las autorizaciones de cerrajero comprenderán también la cerrajería electrónica, la de aguador y la venta de hielo.

Además, explicó que los gobiernos locales serán los encargados de autorizar el ejercicio de los restaurantes, bares y arrendadores “cuando se arrienden más de cuatro habitaciones o viviendas completas”. También regularán los precios y tarifas “en los casos que las circunstancias lo aconsejen” y según “las características de cada territorio”, y aprobarán sus horarios de funcionamiento.

La viceministra informó que se reconocerán las vacaciones entre las causas por las que el titular de un negocio particular puede designar a un subordinado para sustituirlo de manera temporal, y que no será obligatorio que se inscriba en la actividad de “trabajador contratado” al cónyuge y familiares del titular.

Desde el pasado 7 de diciembre se aplican nuevas normativas para al trabajo privado en la Isla. Varias normas inicialmente previstas fueron finalmente flexibilizadas, ante la insatisfacción de los “cuentapropistas”, lo que condujo a la eliminación del límite de 50 capacidades para los restaurantes, bares y cafeterías, y el establecimiento de más de una actividad de este tipo en un mismo domicilio.

Las últimas estadísticas publicadas del sector revelaron que Cuba registró un total de 580,828 trabajadores autónomos al cierre de 2018, de los que el 29 % son jóvenes, el 34 % son mujeres y un 10 % jubilados que se han sumado al sector privado.

En Cuba, con una población total de unos 11,2 millones de habitantes, los “cuentapropistas” ya representan el 13 % de la población, casi el cuádruple de los registrados en 2010 cuando el gobierno amplió el trabajo privado en un número de sectores y los autónomos superaban los 150,000.

Las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba concentran al 65 % de los que ejercen esta actividad.

EFE / OnCuba

Loading...

Compartir