China y Rusia se oponen a las sanciones estadounidenses contra Cuba

Compartir

China condenó hoy el endurecimiento de las sanciones estadounidenses a Cuba, que permite demandas a compañías de terceros países vinculadas a bienes expropiados en la Revolución, y volvió a pedir a EEUU que levante el bloqueo sobre la isla.

“China siempre se opone a la imposición de sanciones unilaterales fuera del marco de trabajo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El bloqueo estadounidense ha causado ya un gran daño al desarrollo económico y social de Cuba y ha trastocado la vida de su gente”, afirmó hoy el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Lu Kang en la rueda de prensa diaria.

Lu pidió a Washington que “siga los principios y propósitos básicos de la Carta de Naciones Unidas y del Derecho Internacional y levante su bloqueo sobre Cuba, lo cual está en línea con los intereses de los cubanos, del desarrollo de la isla y del propio Estados Unidos”.

dkr92gnv4aaeujf.jpg_1718483347

La medida más polémica aprobada es la reactivación del título III de la Ley Helms-Burton estadounidense, que permite reclamar ante cortes de EEUU bienes expropiados tras la Revolución, lo que podría propiciar miles de demandas contra compañías extranjeras.

“Muchos países han expresado su rechazo, y China siempre ha pedido a Estados Unidos que actúe de acuerdo a los principios del respeto mutuo y la coexistencia pacífica, que son la vía correcta para las relaciones entre estados”, añadió Lu.

Moscú se opone a cualesquiera sanciones unilaterales, declaró la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, al comentar las nuevas restricciones de EEUU a Cuba.

“Nos oponemos a cualesquiera sanciones unilaterales, las sanciones son posibles únicamente si se trata de unas medidas que se elaboran basándose en el consenso en el marco de las estructuras internacionales como la ONU, y se aprueban respetando el derecho internacional y no para satisfacer los intereses de un solo país o un solo grupo político”, dijo Zajárova ante la prensa.

Desde 1996, cada presidente de EEUU ha suspendido esa parte de la ley con la esperanza de que aliviar la presión a La Habana permita una “transición a la democracia” en la isla.

El cambio de política abrirá la puerta a demandas en EEUU contra empresas de todo el mundo, entre ellas cadenas hoteleras españolas como Meliá, Barceló o Iberostar; así como la compañía canadiense Sherritt, dedicada al sector minero y una de las principales inversionistas extranjeras en la isla.

Además de reactivar los títulos III y IV de esta ley, Washington restringirá nuevamente los viajes de estadounidenses a Cuba, sancionó a cinco empresas estatales más y limitará las remesas a 1.000 dólares trimestrales por persona, un golpe para los miles de cubanos que viven de la ayuda que sus familiares emigrados les envían.

Vía: Sputnik OnCuba

Loading...

Compartir