Brutal asesinato de joven cubana cuesta $12 millones a motel en Hialeah

Compartir

Una demanda por 12 millones de dólares contra el motel Chesapeake, en Hialeah, ha sido el costo de una negligencia de la instalación cuando el 10 de abril de 2016 ni siquiera intentó ayudar a una joven cubana que fue muerta a golpes por su agresor.

Así lo determinó un jurado de Miami-Dade este viernes, informa El Nuevo Herald.

“En este caso particular, el motel Chesapeake trató una gran amenaza en su propiedad de la misma manera con que trataría a una persona necesitada y eso resultó que esta mujer fue brutalmente asesinada”, dijo el abogado Jason Brenner, representante legal de los padres de la víctima.

La víctima fue ultimada a golpes por su agresor. (NBC 6)

Videos difundidos este lunes por la firma de abogados que defendió la demanda de la familia muestran los preámbulos de la muerte de la joven de 30 años. Así como la poca colaboración de las personas que esa noche se encontraban trabajando en el edificio.

Pese a todas las alertas, los empleados del motel siguieron permitiendo que López permaneciera en las inmediaciones del recinto, a pesar de que no era un huésped registrado.

Fue en ese momento que los mundos de Guevara Machado y López se unieron para un trágico final. De acuerdo con la policía, López entabló una conversación con la mujer y le prestó su camiseta, pero luego el hombre enloqueció cuando Guevara Machado rechazó sus avances sexuales.

López intentó violar a la víctima, montándose sobre ella, golpeándola con una mano y con la otra, cubriéndole la boca para que no gritara. Por la golpiza y la falta de oxígeno, la mujer perdió el conocimiento, con lo que el hombre la desnudó pero no al poder realizar el acto sexual, huyó del lugar.

El cuerpo de Guevara Machado fue encontrado en un pastizal aledaño, con sus prendas tiradas cerca. López quien es hijo del dueño del motel fue arrestado unos días después y lo acusaron de asesinato en segundo grado.

Fuente: CN

Loading...

⇓ COMENTA Y COMPARTE ⇓

¿Qué Opinas?

Compartir